Literatura de viajes             

 

La literatura de viajes:
No constituye una categoría o un género literario universalmente reconocido. Se trata de textos que recogen los acontecimientos, los sentimientos y las voces de un viaje realizado por el narrador, que puede o no coincidir con el autor empírico. Según la perspectiva crítica puede sostenerse que la mera enumeración de hechos no constituye en sí literatura, pero esta no es una postura universal. Obras que hablan de aventura, conquista o exploraciones son recogidas también normalmente bajo la categoría de literatura de viajes, como por ejemplo Fray Bartolomé de las Casas o Bernal Díaz del Castillo cuyas obras, pertenecientes al género crónica son consideradas las primeras manifestaciones literarias americanas de la conquista. Desde muy antiguo están presentes los viajes en los relatos clásicos. Los trabajos de Hércules conducen al héroe a través un de largo periplo mediterráneo. Homero llena de aventuras el accidentado viaje de regreso de Ulises a la isla de Itaca.

ONG Intermón Oxfam ONG Greenpeace ONG WWF ONG Amnistía Internacional

La redacción de libros de viajes se remonta al siglo XIV (es una de las aportaciones más novedosas de este periodo) y su culminación se producirá en el siglo XV. La obra que inaugura este género dentro de la literatura española es la Embajada a Tamorlán, crónica de un viaje que hicieron los enviados del rey Enrique III al encuentro del emperador asiático Tamerlán. En el último tercio de siglo se traduce al aragonés el Libro de Marco Polo sobre su viaje a China.

Nuevo Mundo:
El descubrimiento de las extensas tierras americanas dejó muchos relatos. Cronistas presentes en el descubrimiento y conquista añadieron información valiosa, descripciones de costumbres e historias de variados pueblos. Bernal Díaz del Castillo, Américo Vespucio, Antonio de Pigafetta y Cabeza de Vaca dejaron escritos muy interesantes. Entre las búsquedas destaca la de El Dorado, país de abundantes riquezas que debía encontrarse entre el Orinoco y el Amazonas. El mito se fundaba en relatos sobre una práctica religiosa chibcha en la que se cubría el cuerpo con oro molido. El primero en tener noticias de este fabuloso reino fue Diego de Ordás en una de sus exploraciones por el Orinoco (1531). Tras diversas expediciones infructuosas se fue llegando a la conclusión de que en realidad El Dorado debían referirse a reinos ya conquistados. La esperanza de hallar ricos territorios en zonas desconocidas animó a muchos exploradores a emprender su búsqueda. Entre los autores de novelas que relatan historias y viajes en tierras lejanas destacan Defoe, Salgari, Stevenson, Verne y London.

Médicos sin fronteras Ayuda en Acción Intermón Oxfam Manos Unidas

Bibliografías y estudios sobre libros de viajes a España:
Entre el siglo XIX y comienzos del XX escribieron sobre libros de viajes extranjeros a España el hispanista Raymond Foulché Delbosc (Bibliographie des voyages en Espagne et en Portugal, París: H. Welter, 1896), donde se acogen 858 títulos de libros de viajes en dieciséis lenguas y 1730 ediciones, todo en orden cronológico, aunque faltan referencias a los importantes viajes de Wilhelm von Humboldt por todo el imperio español, tacha menor en un esfuerzo semejante. También Arturo Farinelli escribió sobre el tema y Elena Fernández Mel o Herr sobre los libros de viajes franceses y la imagen que ofrecían de España. Modernamente abundan ya los estudios sobre la materia. Entre los escritores españoles relevantes por sus libros de viaje destacan Alí Bey y Adolfo Rivadeneyra (siglo XIX). Del siglo XX cabe citar a Ana Briongos, Jordi Esteva, Juan Goytisolo, Paco Nadal, Javier Revertey Gabi Martínez. Existe un premio destacado de literatura de viajes, el Premio Internacional de Literatura de Viajes Camino del Cid.

Presencia de Africa:
Africa es escenario de importantes novelas en el siglo XX. El Corazón de las Tinieblas (1899) de Joseph Conrad describe la crueldad de la explotación colonial que presenció durante sus escalas en el Congo. Javier Reverte dejó una trilogía africana: El sueño de Africa (1996), Vagabundo en África (1998) y Los caminos perdidos de Africa (2002). Es autor de muchos otros libros basados en viajes. Kapuscinski, muerto en Varsovia en 2007, nos dejó Un día más con vida donde describe la descolonización de Angola en 1975 y su posterior y devastadora guerra civil. En su conocida obra Ebano recopila historias cortas sobre guerras civiles africanas y sus efectos en sufrimiento y pobreza. En Viajes con Heródoto establece un paralelismo entre sus viajes como reportero internacional con la obra Historia, del Heródoto de Halicarnaso.

Siglo XX:
Entre los escritores relevantes por sus libros de viaje están Bruce Chatwin, Paul Theroux, Rebecca West, Ryszard Kapuscinski, Alexandra David-Néel y Peter Matthiessen. Un libro que alcanzó gran popularidad fue la descripción australiana de Bill Bryson.


[ Inicio | Citas | Arquitectura | Sci-Fi | Náutica | Infantil | Lista títulos viajes | Historia | Clásicos ]