Canarias  |  Náutica  |  Arquitectura  |  Historia  |  Clásicos  |  Ciencia  |  Infantil

 

 

     
 


Canarias: Poemas: Paisaje:
El Drago es tradición, leyenda, cuento,
la historia del indígena, inborrable;
el Drago es como un símbolo viviente
de una raza de heroicos insulares;
el Drago es el recuerdo de una tribu
que supo, al ser cautiva, suicidarse;
el Drago es una estatua gigantesca
del indómito y rudo pueblo guanche.
(Diego Crosa)


En el céfiro rizas tu vaporosa falda
y en una danza inmóvil, bajo el chorro solar,
tus chapines de espumas trenzan una guirnalda
y tus labios se abren en la luz de un canar.
Tu corpiño de trémulo, palpitante esmeralda,
se infla en un velamen de rítmico alentar
y el Teide, que arde en celos a tu armoniosa espalda,
mira cómo te hundes en los brazos del mar.
(Emeterio Gutiérrez Albelo)


¿Cuán vasta y esplendente es su llanura!
Piélago undoso de rasantes mieses,
en el invierno alfombra de verdura,
campo de oro en los estivos meses.
Tapizan sus selváticas montañas
tréboles y poleo y maravillas
y orlan a trechos las flexibles cañas
con mantos de esmeralda sus orillas.
(José Tabares Bartlett)


¡Ay, piedra partida en dos,
risco de los Dos Hermanos!
Tragedia oscura que cantan
los viejos a los muchachos.
Historia de boca en boca,
historia de amor y llanto.
El cayó donde la mar,
ella al fondo del barranco.
Un rayo los separó
para siempre, de un zarpazo.
(Fernando García Ramos)

La cordillera abrupta, árida, monstruosa,
cuya adustez refuerza la cruda luz solar
parece, desdee el puerto, guardiana recelosa
que a las naves intrusas quisiera rechazar.
Ella oculta una tierra fértil, florida, hermosa...
ella deja a sus plantas tranquila reposar
a un pueblo claro, alegre, de tonos blanco y rosa
¡paradoja magnífica sobre el azul del mar!
(Manuel Verdugo)


Yo tengo una casita que el cierzo baña
entre el mar y la sombra de una montaña.
La embellecen en torno lindas palmeras
que entre pitas se yerguen y entre chumberas.
Anexa al predio mío y a mi casita
solitaria y muy blanca tengo una ermita
donde a San Juan le rezan los labradores,
recinto levantado por mis mayores.
(José Tabares Bartlett)

Ante el mar estival
el azul y la rama de agosto
teatros ardientes;
entre las huellas de la duna,
sobre el viejo escenario de antiguos
cuerpos y voces, ante
el filoso tejido de rocas
quemadas, tus brazos entregan
el pulso y la raíz que esta tierra
ofrece a la más honda ventisca
de la hora de agosto,
cuando tu cuerpo tiene la misma ligereza
de frescas sombras sobre
el sonido del mar.
(Andrés Sánchez Robayna)

La Laguna:
Ciudad tranquila de los conventos y de las huertas,
mientras la lluvia pule la piedra de tus blasones,
serena tejes tu noble ensueño de cosas muertas
en un silencio pleno de extrañas evocaciones…
Por viejas calles y por frondosas plazas desiertas
murmura el viento rancias consejas y tradiciones;
te aduerme el doble de tus campanas y te despiertas
a los repiques con que se anuncian las procesiones.
En claras noches llenas de suave melancolía,
cuando la luna lo baña todo con su luz fría,
he contemplado la cruz vetusta que hay a tu entrada;
símbolo enhiesto que es algo humano y algo divino:
¡tu propio emblema, tu fe de siglos petrificada
que por ti vela como un fantasma junto al camino!
Manuel Verdugo Bartlett (Manila, 1878 - La Laguna, Tenerife 1951)

 

 

[ Inicio   |   Desigualdad   |   FAO   |   Escolarización   |   Marginación   |   Emigración   |   Desempleo ]