Canarias: Literatura: 
 

Autores visitantes: Unamuno, desterrado en Fuerteventura, escribió sobre las Islas e influyó en escritores canarios. La novelista Agatha Christie escribió una obra ambientada en un pueblo de Agaete. Carmen Laforet se inspiró en Lanzarote. La protagonista de su novela revelación Nada, premio Nadal 1945, es una joven canaria trasladada a Barcelona. José Saramago vivió en esta isla e intervino en la vida cultural canaria. Varios escritores canarios inciden significativamente en los medios de comunicación en el ámbito estatal. Es el caso de Juan José Armas Marcelo, Fernando García Delgado, premio Planeta, o Juan Cruz Ruiz. El escritor canario con mayor difusión es Alberto Vázquez Figueroa, santacrucero nacido en 1936. Es uno de los escritores actuales de mayor producción y aceptación popular, con más de cincuenta títulos, muchos de ellos traducidos a varios idiomas y llevados al cine, como Tuareg, Océano o Cienfuegos.

Batalla de Acentejo

Nueva narrativa canaria (1970): La aparición varias obras, casi todas respaldadas por diferentes premios, marcan el inicio de esta generación. El tinerfeño Alfonso García Ramos publica Guad, posiblemente la obra literaria más valorada. Juan Cruz Ruiz, recibe muy bunea acogida por parte de la crítica madrileña para su obra Crónica de la nada hecha pedazos. Fernando García Delgado escribe Tachero. Se suceden las apariciones de novelas como El don de Vorace, de Félix Francisco Casanova; La canción del Morrocoyo, de Alberto Omar; Los puercos de Circe, de Luis Alemany; Boomerang, de Juan Manuel García Ramos; La despedida, de Juan Pedro Castañeda (El Hierro) o Ulrike tiene una cita a las ocho, de Luis León Barreto (La Palma).

Autores de Gran Canaria: Juan José Armas Marcelo escribe El camaleón sobre la alfombra. Víctor Ramírez alcanza un importante éxito con Cada cual arrastra su sombra con el habla canaria como destacado elemento. Emilio González Déniz escribe Bolero para una mujer.

Guad:
En guanche significa agua. Su primer título: Con sangre nace el agua. Alfonso García Ramos explica en uno de sus episodios cómo explota, en la búsqueda del agua, la dinamita en el interior de la galería. Esta realidad social de las islas se mezcla con planteamientos políticos y también con ideas existenciales del autor. A pesar de la dureza se respira belleza y lirismo.

José de Viera y Clavijo (1731-1813):
El más grande enciclopedista que tuvo Canarias y uno de los más importantes de España. Su obra más importante es Historia General de las Islas (1772-1773). Según Elías Serra Ráfols Viera es el clásico de nuestra historia insular.

Benito Pérez Galdós (1843-1920):
Nació en Las Palmas. Sus novelas describen la sociedad española de la Restauración. Alcanzó su mayor popularidad con los Episodios Nacionales que comienzan con Trafalgar (1873). En sus obras están presentes elementos culturales canarios. Sus novelas más representativas e importantes son quizá Fortunata y Jacinta (1887) y Misericordia (1897).

Ediciones Idea:
Fundada en 1989, supera el millar de títulos publicados. Están agrupados en casi 100 colecciones. Está comprometida en la recuperación de las obras completas de destacados literatos de Canarias, con la reedición de toda la obra publicada por Isaac de Vega, Rafael Arozarena, José Antonio Padrón o Ramón Feria, que se suman a las obras completas de Pedro García Cabrera, Emeterio Gutiérrez Albelo, Alberto Omar Walls, Luis Alemany o Carlos Pinto Grote. Tampoco faltan en los fondos de esta editorial textos de escritores no nacidos en Canarias pero vinculados a las Islas, como La isla y los demonios, de Carmen Laforet, y Tenerife, de Miguel Delibes. En 2008 publicó una nueva edición de la mítica novela Mararía, así como de Cerveza de grano rojo, ambas del Premio Canarias de Literatura Rafael Arozarena.

Mararía (1973):
Esquiva y salvaje como la misma Lanzarote, una mujer impresionó a Arozarena durante su estancia en la isla: "Tal negro ciprés. Amada tea o cuervo en vertical, la vieja permaneció allí plantada un buen rato... Pero en la parte alta de aquel árbol requemado, algo surgía incandescente aún; algo como una brasa encendida surgía de aquellos ojos negros, árabes, jóvenes y hermosos». Con esta impresión primera, construye Arozarena el personaje central de su novela Mararía; una mujer de belleza deslumbrante cuyo destino está marcado por la fiebre y la pasión. Unos personajes inquietantes que se retuercen entre el silencio, el asombro y el dolor; una atmósfera brutal, en la que lo mágico y lo misterioso amplifican y constituyen la realidad. Publicada por primera vez en 1973, en pleno boom de la nueva narrativa canaria, el autor consigue que tradición, mito y renovación literaria florezcan con la fuerza de sus metáforas. Obra de gran repercusión en la sociedad canaria, es de las pocas que han tenido una proyección más allá de nuestros estrictos límites, ha sido traducida a varios idiomas y se ha llevado al cine.